VIERNES SANTO HOY 2019.Faustino Vilabrille Linares

VIERNES SANTO HOY 2019

Jesús no murió por Dios, porque a Dios no le hacía falta para nada la muerte de su Hijo. Jesús murió por su compromiso con el pueblo, murió por denunciar a los opresores del pueblo, tanto políticos, como sobre todo religiosos oficiales “que ataban cargas pesadas, y las echaban a las espaldas de la gente sin arrimar ni un dedo para ayudar a llevarlas” (Ver Mateo 23,4).

Esto sucede todavía hoy: hemos visto en el Tercer Mundo a los sacerdotes y a otros dirigentes religiosos pedir a la gente, sobre todo a las mujeres, aportar mano de obra acarreando muchas y pesadas piedras para construir una iglesia enorme; y no solo eso, pedir también aportaciones para construir casa para los sacerdotes, y más aún, incluso para amueblarla, incluidas camas de 1,60 de ancho. ¡Y esto pedirlo a gente sumamente pobre! ¡¡¡Increíble!!!

¿Dónde está hoy Viernes Santo? Hoy Viernes Santo está en Africa, en Jesús crucificado en los empobrecidos de Sudán del Sur, en Burundi y Malaui, cuyos habitantes no disponen ni de 1 euro al día; está en Sierra Leona, en República Centroafricana, en Mozambique, en Madagascar, en R.D. del Congo, en Níger o en Liberia, donde no disponen ni de 2 € al día. Son los 10 países más empobrecidos de Africa que suman 217 millones de habitantes.

No está en Notre Dame: Hay lloros, lamentos, vigilias y más de 1000 millones para restaurar Notre Dame, y en cambio no hay lloros, lamentos, vigilias, ni dinero para sacar del hambre, el sufrimiento, la impotencia y la desesperación a los 217 millones de africanos. Estos son seres humanos, seres vivos, que sienten y sufren todos los días. Notre Dame son cosas muertas que ni sienten, ni padecen. Jesús no está vivo en ellas, Jesús está vivo crucificado en ellos, desde los cuales nos está diciendo que tiene hambre, que tiene sed, que está desnudo, enfermo, rechazado, encarcelado… Dios solo nos preguntará que hicimos por estos en este mundo, pero nunca nos preguntará por aquellas. ¡Dios mío, que poco coherentes somos con el Evangelio!

Hoy también tenemos Viernes Santo, en las cárceles, en las chabolas y los basureros del Tercer Mundo, en los campos de refugiados, en los emigrantes perseguidos y rechazados, en las víctimas de las guerras…; en las torturas de Siria o en la India o el Yemen…; lo tenemos en el machismo, en la violencia de género, en las drogas , en las injusticias, en los niños esclavos…; en los expulsados de sus tierras en Guatemala, Colombia o Africa por las multinacionales apoyadas por gobiernos corruptos, por el ejército, la policía o los sicarios.

Hoy también tenemos Viernes Santo en los bosques quemados, en los ríos y mares contaminados, en los animales torturados e injustamente asesinados…

Los crucificadores de Jesus y los crucificadores de nuestro tiempo:

a) Los de Jesus:

La Religión Oficial, confabulada con los políticos, condenó y mató a Jesús, que fue perseguido, torturado y asesinado. Se le aplicó una tortura terrible: la flagelación (algunos reos ya morían en ella); luego se le aplicó la muerte más cruel que existía entonces: ser crucificado, y además desnudo, sin identificarse con ninguna cultura, tan solo con el género humano. Fueron los sumos sacerdotes del templo de Jerusalén, es decir, la religión oficial, los que manipularon e instigaron a la gente a pedir la muerte de Jesús, y forzaron al procurador romano Pilatos para que lo condenara a morir crucificado: la ambición de conservar el poder le traicionó, a pesar de que se daba cuenta de que Jesús era inocente. La ambición de dinero y poder, ¡qué vigente está hoy en el mundo!

La muerte de Jesús no fue un acto de expiación a Dios por los pecados de los hombres, ni un acto de devoción, ni de ofrenda sacrificial. El Dios verdadero no puede necesitar ni exigir esas cosas a nadie, ni menos a su propio Hijo.

Lo que hizo Jesús fue comprometer su vida por la causa de los pobres de Galilea. La muerte de Jesús fue un crimen, un asesinato; fue la ejecución de un condenado injustamente por los opresores por haberse puesto de parte de los oprimidos, oprimidos también por la religión oficial. Jesús no murió por Dios, murió por el pueblo, murió por defender a los oprimidos de las injusticias de los opresores. Murió injustamente perseguido y asesinado.

b) Los de nuestro tiempo: ¿quiénes son hoy los grandes crucificadores de los cruciificados de nuestro tiempo?

¿Dónde están todavía hoy las fábricas y los fabricantes de tantas cruces, tan pesadas, tan dolorosas, tan indignas del Ser Humano y de la Madre Tierra?

1.-Las multinacionales (petroleras, fitosanitarias, alimenticias, farmacéuticas, terratenientes, mineras, textiles, etc.), que cada año acumulan millones de beneficios, dejando por el camino muchos miles de víctimas.

.

2.-Los Organismo Internacionales: FMI, BM, OMC, que solo están al servicio de los ricos y poderosos.

3.-Los gastos militares (1.6 billones de $ anuales), los fabricantes y traficantes de armas del Norte (ricos) para que maten en el Sur (pobres).

4.-Los grandes bancos, provocadores de la crisis que tanto daño causó a los más débiles y rescatados de sus felonías financieras y fraudes multimillonarios por los respectivos gobiernos, a costa del dinero del pueblo.

5.-La Deuda Externa, impuesta por grandes bancos de los países ricos a los pobres a donde fueron a colocar sus excedentes financieros aprovechándose de sus necesidades. Todavía en 2018 la Deuda Externa de Africa es de 595.000 millones de €.

6.-Los gobiernos, políticos y gobernantes corruptos o dictadores, legislando a favor de los que más tienen o utilizando sus cargos para apropiarse los bienes del pueblo.

7.-Los traficantes con droga, prostitución, pederastas (con clero incluido), destructores de la vida no nacida, con daño muy grave para niños, adolescentes, jóvenes, mujeres, familias, etc.

8.-Las religiones y algunas ONGs corruptas, que muchas veces utilizan los sentimientos más auténticos, nobles y sagrados de las personas o su buena voluntad para atraer, dominar, seducir, manipular e incluso explotar a la gente.

9.-Los gobiernos corruptos del Tercer Mundo que persiguen y expulsan a los cooperantes y misioneros porque se ponen de parte del pueblo y en contra de ellos.

10.-Pero estamos también los crucificadores más corrientes: los que nos crucificamos a nosotros mismos con la droga, el tabaco, la bebida, gastando indebidamente, tratando mal a los demás, siendo poco fieles al matrimonio o a la educación de los hijos, haciendo mal el trabajo, no pagando salarios justos, siendo malos ciudadanos; haciendo sufrir a los demás con nuestro mal carácter, con engaños, falsedades y mentiras, descuidando a los ancianos, pensando mal sin fundamento, olvidando a los pobres, gastando en cosas innecesarias, y mil etcéteras más.

Bajar hoy a Jesus de la cruz: Jesús tuvo un Cirineo que le ayudó a llevar la cruz, unas mujeres valientes que lo acompañaron hasta el final, otra mujer decidida que le secó la frente y limpió la cara y unas personas que lo bajaron, ya muerto, de la cruz y le dieron sepultura.

A Jesucristo no se le baja hoy de la cruz desclavando una imagen en el pórtico de una Iglesia, o llevándola en procesión de un lado para otro.

Descrucificar” a Jesucristo hoy: ¿Cuándo llegará la hora en que bajemos a Jesús de tantas y tantas cruces, que hace siglos que deberían haber desaparecido?

¿Quiénes bajan hoy de la cruz a Jesucristo crucificado en las cruces de los crucificados de nuestro tiempo? ¿quiénes son hoy los «descruficicadores» de Jesucristo?:

1.-los que sienten como suya la causa de los pobres.

2.-Los que denuncian las injusticias y a los injustos.

3.-Los que aceptan vivir austeramente y ahorrar para ayudar a los empobrecidos de entre nosotros.

4.-Los que van de por vida a donde están los más pobres de los pobres para vivir con ellos, conocerlos, acompañarlos, ayudarles y luchar con ellos por sus derechos humanos.

5.-Los que acogen, escuchan y acompañan a los que las crisis y las injusticias están tirando en la cuneta de la vida (algunos desesperados hasta el suicidio).

6.-Los que se interesan y acompañan a quienes una desgracia o un mal paso llevó a la cárcel, para darles esperanza de rehacer su vida.

7.-Los que en los grupos de Caritas, reciben, y escuchan a los más necesitados, y les buscan ayuda para pagar un recibo, comprar comida, arreglar unos papeles, encontrar un trabajo…

8.-Los que desde la política, la administración pública, la empresa, la enseñanza, la sanidad, desarrollan su trabajo con lealtad, honradez, eficacia y compromiso, hasta el punto de hacer algo por los demás sin esperar nada a cambio.

9.-Los que se preocupan de la Madre Tierra, respetando y cuidando los animales, peces, aves, árboles, plantas, aprovechando bien toda la comida, reciclando los residuos…

10.-Los que, como voluntarios, dedican, generosa y desinteresadamente, algún tiempo a hacer algo por los demás, prestar un servicio a la comunidad, incluso desplazándose al Tercer Mundo donde están los más pobres y necesitados.

11.-Los que apoyan económicamente los proyectos de cooperación con el Tercer Mundo, viviendo austeramente para poder hacerlo y a la vez no esclavizar a la Madre Tierra.

Si logramos hacerlo todos así, pronto desaparecerán del mundo tantas cruces injustas, innecesarias e indignas del ser humano y de la creación.

Un cordial abrazo a tod@s.-Faustino

faustino.vilabrille@gmail.com

faustino@faustinovilabrille.es