Ocho de marzo: Día internacional de la mujer. Feminismo. Ecofeminismo.Por Faustino Vilabrille Linares

Ocho de marzo: Día internacional de la mujer. Feminismo. Ecofeminismo

Vivimos en un mundo y una Iglesia dominados por los hombres.

¿Estamos ante una necesaria y trascendental rebelión de las mujeres en la Iglesia?

Mientras la mujer no tenga el mismo nivel de independencia económica que tiene el hombre, siempre estará en condición de inferioridad y de dependencia respecto a él.

Mientras haya una sola persona en el mundo injustamente empobrecida, nadie puede estar tranquilo, tanto como ser humano cuanto más como creyente.

En las religiones, y en la Iglesia Católica en concreto que todavía no ha firmado la Declaración Universal de los Derechos Humanos, los hombres no tienen reconocidos sus derechos más básicos, pero aun mucho menos las mujeres, porque ni las Religiones ni la Iglesia son democráticas.

1.-Algunos hechos: El día Internacional de la mujer trabajadora tiene detrás de sí una larga historia de luchas obreras, sociales y políticas. Ha habido muchas mujeres luchadoras a favor de la dignidad de la mujer que no aceptaron una estructura social, económica y política que condenaba a la mujer a la explotación, la marginación y la dependencia total del machismo imperante. Sus luchas heroicas han contribuido en gran medida a la liberación de la mujer, pero aun queda mucho por hacer, porque:

LAS MUJERES:

-sufren la tasa más alta de empleos precarios.

-el 85 % del empleo destruido durante la crisis financiera fue de mujeres.

-el 94 % de los hogares monoparentales está encabezado por mujeres.

-no llegan el 20 % las mujeres que poseen tierras.

-el 40% de las mujeres sin hogar han sido agredidas

-son más del 70 %  de los pobres del mundo.

-sus salarios son un 23.9 % más bajos, por lo que la paridad de remuneración debería ser un objetivo inmediato de todos los gobiernos, porque todas las mujeres en todos los sectores de actividad empresarial están afectadas por discriminaciones salariales.

-solo el 15 % tienen acceso a cargos de responsabilidad.

-forman el 89 % de quienes trabajan a tiempo parcial por hacerse cargo de personas dependientes.

-el 35 % de las mujeres del mundo sufren violencia física o sexual, que en algunos países se eleva al 70 %.

-en Europa 215.000 mujeres son víctimas de crímenes sexuales al año, de las cuales 80.000 son violaciones.

-de los 796 millones de analfabetos en el mundo, 531 son mujeres.

En innumerables barrios más pobres de Africa, tienen que vender su cuerpo para poder comer algo ellas y sus hijos, percibiendo tan solo  50 céntimos de euro por servicio, y sin usar preservativo; con preservativo es menos: “niños, portaros bien, marcho a trabajar…”.                                     

aunque las mujeres realizan más de la mitad del trabajo mundial, reciben solo untercio de la remuneración global. La feminización creciente de la pobreza, es un proceso, no una situación coyuntural, porque existe una alianza económica perfecta entre capitalismo y patriarcado que quebranta los derechos económicos y sociales más básicos de las mujeres, favoreciendo una distribución asimétrica de los recursos a favor de los hombres. Es una violencia económica y de género sistemática contra las mujeres.

-Todos estos problemas, mucho más crudos y asimétricos, se replican de una manera exponencial en las grandes maquilas del Tercer Mundo, casi exclusivamente de mujeres, con horarios de trabajo ilimitados, carencia de seguros, ausencia casi total de sindicaos, prohibición de embarazos, exoneración gubernamental de impuestos, etc., como pudimos constatar personalmente en Guatemala.

-unas 87.000 mujeres fueron asesinadas en 2017, más de la mitad matadas por sus parejas, exparejas u otros familiares. África es la región más peligrosa para las mujeres, con 3,1 asesinatos cometidos por parejas o familiares por cada 100.000 mujeres. Le siguen América (1,6), Oceanía (1,3), Asia (0,9) y Europa (0,7).

-Las mujeres y las niñas suponen el 71 % de la trata de seres humanos, de la cuales 3 de cada 4 lo son con fines de explotación sexual.

-Como mínimo, y solo de los 30 países que existen datos, 200 millones de mujeres y niñas, han sufrido la mutilación genital, la mayoría antes de cumplir los 5 años.

Hay 45 países que aun no tienen una legislación contra la violencia de género.

-La vulnerabilidad extrema de las mujeres a la violencia se debe a las múltiples formas en que el sistema económico capitalista coloca a millones de mujeres en todo el mundo.

Hay hombres que creen que sus parejas son de su propiedad.

La violencia global contra las mujeres y las niñas es tal que la Organización Mundial de la Salud lo llama Pandemia Global.

-El derecho a una vida libre de violencia es un derecho humano fundamental, y las mujeres no lo están disfrutando.
-Aunque la mujer está siendo cada vez más incorporada al mundo laboral, sin embargo no está siendo desincorporada en la misma proporción de la responsabilidad de las tareas del hogar.

(Fuentes: ONU, FAO, EUROSTAT, UNESCO, PNUD, CC.OO., UGT, Amnistía Internacional, Ayuda en Acción, Intermón-Oxfam

2.-Un testimonio: Islandia está en la meca de la igualdad; que así lo certifica la clasificación sobre brecha de género del Foro Económico Mundial desde hace ya nueve años. Prácticamente todas las mujeres trabajan (86%), son campeonas mundiales en educación y poder político, y tienen paridad en los consejos de las empresas públicas. Llevan 15 años con el permiso de paternidad (90 días) equiparado al de maternidad y su país ha sido el primero en obligar a las empresas a demostrar que pagan igual a ambos sexos, algo que ahora está intentando España. La ley que obliga a las compañías a demostrar que pagan igual a hombres y a mujeres mediante un Certificado es el último récord mundial que batió Islandia en 2018 para atajar la brecha salarial. Todas las empresas del país tienen  de plazo hasta 2023 para obtener el Certificado. Si no logran el distintivo que lo acredita se enfrentarán a sanciones económicas.

Estos logros fueron un largo proceso de lucha por la igualdad que tuvo su cenit en la huelga del 24 de octubre de 1975, en la cual exigieron, entre otras cosas, guarderías subvencionadas para poder ir a trabajar. Las mujeres abandonaron fábricas y oficinas, dejaron a los niños con los maridos y se concentraron en las plazas, asombrando al mundo. Hay un 51% de puestos directivos cubiertos por mujeres en una empresa energética donde 7 de cada 10 empleados son hombres. Islandia fue la primera nación del mundo en aprobar en 2003 tres meses de baja tanto para el padre como para la madre y otros tres que pueden repartirse entre ambos. Tienen una obispa al frente de la Iglesia, una jefa de policía en la capital y una joven líder de la Confederación de Sindicatos. En casi la mitad de los institutos de Islandia la juventud recibe enseñanza sobre masculinidad tóxica, sexualización y misoginia (Fuente: El País 02/03/2019).

Pero aun queda mucho por hacer, porque  Islandia está en los puestos de cabeza de Europa en cifras de violación y agresiones sexuales, según Eurostat. Una gran investigación en curso en la que se pretende entrevistar a todas las islandesas mayores de 18 años está revelando que una de cada cuatro ha sufrido una agresión sexual a lo largo de su vida. En la misma proporción han sido atacadas físicamente. Pagar por sexo está prohibido en Islandia, así como los locales de striptease.

3.-El abanico de la desigualdad global: El problema del mundo actual no está solo en el machismo imperante, en la vulnerabilidad femenina, en la enorme marginación de la mujer…, sino en los enormes y obscenos fallos del neoliberalismo capitalista, que degrada a toda la humanidad, pero aun mucho más a las mujeres, y especialmente a las mujeres pobres, por ser pobres, por ser mujeres, por ser indígenas, por ser de color, e incluso por los varones que son tanto o más pobres que ellas. Porque:

 El salario de los trabajadores se ha estancado e incluso se ha reducido, a diferencia de los ingresos de los directivos y altos ejecutivos de las grandes compañías en todo el mundo. Los directores generales de cualquier empresa enlistada en el índice FTSE 100, como AstraZeneca, Barclays y Unilever, gana lo mismo que 10,000 trabajadores de las fábricas textiles de Bangladesh.

– Según la Organización Mundial del Trabajo, 21 millones de personas, en su mayoría mujeres y niñas, son obligadas a trabajar con una paupérrima remuneración, a pesar de que su desempeño genera beneficios por alrededor de 150,000 millones de dólares al año.

– El 1% de la humanidad tiene tanto como el 99 % restante

– La posibilidad de que una mujer sea incluida en el mercado laboral sigue estando casi 27 puntos porcentuales por debajo de la de un hombre.

– Las mujeres en Haití, Kenia, Johannesburgo, Bogotá y otros lugares se ven forzosamente sometidas por funcionarios del gobierno, jueces, educadores y encargados de otros servicios a la sextorsión, sexo a cambio de algo, como de agua,   alimentación, enseñanza para sus hijos, ayuda humanitaria, etc.

El término sextorsión fue ideado por la Asociación Internacional de Mujeres Juezas, para calificar una “generalizada, pero a menudo ignorada, forma de explotación sexual y corrupción que se da cuando una persona en posición de autoridad (funcionarios de gobierno, jueces, educadores o simplemente los que encargados de prestar un servicio) intentan arrancar favores sexuales a cambio de algo que ellos tienen el poder de otorgar o revocar”.

Este fenómeno no es algo exclusivo del sector del agua, sino que alcanza también el saneamiento, la alimentación, la educación o la ayuda humanitaria. En algunas aldeas de Kenia, por ejemplo, a menudo la pobreza obliga las mujeres a mantener relaciones sexuales con los pescadores para comer, una práctica conocida como jaboya.

DISCRIMINACION DE LA MUJER EN LA IGLESIA CATOLICA:

Vamos a fijarnos ahora, en apretada síntesis, en otra gran discriminación: la de la mujer en la Iglesia Católica.

1.-Desde que en el mito de la creación, el hombre echó a la mujer la culpa de haber comido del árbol prohíbo y Dios le dijo a ella: “estarás bajo la potestad de tu marido, y él te dominará”, el machismo entró de lleno, tanto en la religión de Israel como en la Iglesia Católica Oficial, incluso indicando que la mujer fue la culpable de todos los males del mundo.

En el Levítico 12,1-5 Dios da esta norma: “cuando una mujer conciba y dé a luz un varón, será impura 7 días, se purificara durante un mes y no tocará ninguna cosa santa ni irá al santuario… , pero si da a luz a una niña, será impura dos semanas y se purificará durante sesenta días”.

 

En el Eclesiástico 25, 19 leemos: “Toda malicia es poca junto a la malicia de la mujer”.

 

Este machismo no fue exclusivo de la Religión de Israel, pues se dio también en otras culturas antiguas, como vemos en Zaratustra, CODIGO DE HAMMURABI (1722-1686 a. C.), LEYES MANU, ARISTÓTELES, etc. que eran rabiosamente machistas

 

Sin embargo Jesucristo marca una deriva radical en contra de esta tradición bíblica y cultural. En todo el Evangelio siempre aparece Jesús valorando a las mujeres, dejándose acompañar por ellas, destacando su trabajo, rehabilitándolas ante los varones. Las mujeres que se acercan a Jesús son de lo más pobre y despreciable de aquella sociedad machista. Estas mujeres encuentran en Jesús alguien que las acepta, las acoge, las valora, les devuelve su dignidad, se acerca a ellas sin recelos ni prejuicios, hasta el punto que algunas de ellas, probablemente las más solas y marginadas, se aventuran a seguirlo por los caminos de Galilea, porque en el movimiento de liberación de Jesús y su acercamiento a los más pobres y marginados ven una alternativa  de vida más digna y humana. Solo ven en Jesús respeto, comprensión y una simpatía hasta entonces desconocida. En este aspecto, como en otros,  Jesús fue enormemente revolucionario, lo que le supuso enfrentarse radicalmente con los representantes del “orden establecido”. De su procesamiento, su condena a muerte y su asesinato.

Mientras los Apóstoles abandonaron a Jesús durante ese proceso de condenación a muerte, e incluso Pedro negó tres veces conocerlo, ellas no lo negaron nunca.

Por eso Jesús reservó para ellas   el hecho cumbre de su vida: El hecho cumbre de la vida de Jesús es su Resurrección. Si hubiera quedado muerto sería, o tal vez no (Palestina tenía muy poca relevancia entonces), un ilustre personaje de la Historia como otros muchos, sin duda digno como ellos de una gran consideración. Pero la gran novedad de Jesús hasta entonces nunca conocida es que resucita. Este hecho es el que van a destacar sus seguidores/as como lo más importante de su vida. Anuncian su muerte a manos de las “autoridades” político-religiosas de Jerusalén para anunciar a continuación su resurrección (sin muerte era imposible la resurrección). Pues bien, Jesús se aparece primero a una mujer (María Magdalena). Es ella la primera que anuncia a los/as demás que ha resucitado. Luego reciben la noticia, ella otra vez, junto con María de Santiago y Salomé y otras compañeras con el encargo de comunicarlo a los discípulos. Pues bien, el hecho cumbre de la vida de Jesús es manifestado, primero a las mujeres, y además ellas las encargadas de  comunicarlo a los demás discípulos de Jesús, y en concreto a los Apóstoles, o sea, apóstolas de los Apóstoles. ¿Cómo es que la Iglesia Oficial no saca ninguna conclusión de esto? ¿No debería ser ella la primera en romper con toda clase de machismo y discriminación de la mujer?

Ante esto, ¿qué pasa con la mujer en la Iglesia? ¿Acaso Jesús no nació de una mujer? ¿Por qué, pues, discriminarla totalmente  al interior de la línea jerárquica de la Iglesia y de las decisiones más importantes que en ella se toman? En la sociedad civil, las mujeres son cada vez más reconocidas, pero en la Iglesia de Jesús siguen siendo marginadas, anonimadas, ignoradas, pues es totalmente androcéntrica, machista e incluso misogínica cosificadora de la mujer. Hay un malestar generalizado entre quienes no llegan a comprender cómo la exclusión de la mujer del ministerio de la Iglesia puede coexistir con la afirmación y la valorización de su igual dignidad. La exclusión de la mujer del presbiterado y el episcopado, cada vez más se debe a condicionamientos sociológicos y anatómicos que teológicos. De 34 doctores de la Iglesia solo 4  son mujeres. Un ejemplo reciente y nefasto de la  invisibilidad de las mujeres en la Iglesia  lo tuvimos en el Sínodo sobre los Jóvenes celebrado en octubre pasado en el Vaticano. El documento final recomendaba una mayor “presencia femenina en los órganos eclesiales a todos los niveles”. Sin embargo ninguna de las más de 30 mujeres que participaron en los trabajos de la asamblea tuvo derecho a voto, que estuvo reservado a los padres sinodales (cardenales y obispos y algunos miembros clericaes), porque el canon 342 del Código de Derecho Canónico se lo impide.

La Iglesia Oficial se está quedando cada vez más vacía y seca. La pederastia masculina de sus jerarcas, desde curas a cardenales, ya ha tirado su credibilidad por los suelos a pasar de los esfuerzos de Francisco por levantarla, pero que no encuentra apoyo suficiente y menos unánime en los episcopados del mundo. Y lo peor no es eso, sino que con ella, tan lejos de la realidad del mundo actual, quede en el olvido el gran mensaje liberador y salvador de Jesucristo, que es el mejor que hasta hoy ha conocido la historia de la humanidad.

Por qué los jerarcas eclesiásticos no se hacen esta pregunta: ¿Quiénes fueron los pederastas eclesiásticos: los hombres o las mujeres? ¿Quiénes fueron los abusadores eclesiásticos de niños, niñas, jóvenes y monjas: los hombres o las mujeres?

Quizá la única alternativa, ante tanto deterioro, que le quede a la Iglesia, sea la plena incorporación de la mujer en ella exactamente en la misma línea de igualdad que los hombres, con un cambio radical de su estructura piramidal y asimétrica, por otra horizontal y simétrica de igualdad entre hombres y mujeres, todos y todas comprometidos y comprometidas con la construcción del Reino de Dios Padre-Madre en favor de toda la humanidad y toda la creación, reconociendo no solo el Feminismo, sino también el Ecofeminismo, como compromiso también de la mujer en la liberación de la Madre Tierra, oprimida también por el Neoliberalismo que está oprimiendo a toda la humanidad, pues la Mujer y la Tierra son las verdaderas gestadoras y alumbradoras de la vida.

A pesar de todo, en medio de tanta borrasca hay algún signo positivo, como las Monjas Carmelitas Samaritanas que “exigen plena igualdad a los curas en la Iglesia y poder votar en los Sínodos”.

El Papa Francisco  pide una Iglesia de puertas abiertas: ¿hasta cuándo van a seguir estando cerradas para las mujeres? Si las mujeres dejaran de asistir a misa un domingo, los templos quedarían desiertos.

Porque más allá de la admisión al sacerdocio, el problema que señalan las mujeres de la Iglesia católica es la insuficiente presencia femenina en los procesos de toma de decisión, que no tiene por qué significar el acceso al sacerdocio, señalaMarinella Perroni, teóloga y biblista, fundadora de la Coordinación de Teólogas Italianas.

Las últimas monjas en lanzar la señal de alarma fueron las más de 700.000, agrupadas en unas 2000 congregaciones, representadas por la Unión Internacional de las Superioras Generales (UISG), que recientemente, por boca de su presidenta, Carmen Sammaut, expresaron su “profunda tristeza e indignación por las formas de abuso que prevalecen en la Iglesia”, pidiendo al mismo tiempo el voto para las mujeres religiosas en los sínodos: “Esperamos que algún día podamos ser miembros iguales a los hombres del clero, que tienen derecho al votoEl próximo mes de mayo celebrarán Asamblea Plenaria en Roma.

 ¿Estamos ante una necesaria y trascendental rebelión de las mujeres en la Iglesia?

Un cordial abrazo a tod@s.-Faustino

faustino.vilabrille@gmail.com

faustino@faustinovilabrille.es