Encontrar a Dios hoy MENSAJE UNIVERSAL DE JESUCRISTO.Por Faustino Vilabrille Linares.

Encontrar a Dios hoy

MENSAJE UNIVERSAL DE JESUCRISTO

Si a Dios no lo encontramos en los pobres, hambrientos,

sedientos, enfermos, desnudos, emigrantes,

encarcelados, no lo encontraremos en ningún sitio.

Las mujeres y las niñas son las mayores víctimas del mundo actual

Mateo 25,31-46

Dijo Jesús a sus discípulos: “Cuando venga en su glo­ria el Hijo del Hombre y todos los ángeles con él, se sentará en el trono de su gloria y serán reunidas ante él todas las naciones. El separará a unos de otros, como un pastor separa las ovejas de las cabras. Y pondrá las ovejas a su derecha y las cabras a su izquierda. Entonces dirá el rey a los de su derecha: “Venid, vosotros, benditos de mi Padre; heredad el reino preparado para vosotros desde la creación del mundo. Porque tuve hambre y me disteis de comer, tuve sed y me disteis de beber, fui forastero y me hospedasteis, estuve desnudo y me vestisteis, enfermo y me visitasteis, en la cárcel y vinisteis a verme”. Entonces los justos le contestarán: “Señor, ¿cuando te vimos con hambre y te alimentamos, o con sed y de dimos de beber?; ¿cuándo te vimos forastero y te hospe­damos, o desnudo y te vestimos?; ¿cuándo te vimos enfermo o en la cárcel y fuimos a verte?” Y el rey les dirá: “Os aseguro que cada vez que lo hicisteis con uno de éstos mis humildes hermanos, conmigo lo hicis­teis”. Y entonces dirá a los de su izquierda: “Apartaos de mí, malditos, id al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles. Porque tuve hambre y no me disteis de comer, tuve sed y no me disteis de beber, fui forastero y no me hospedasteis, estuve desnudo y no me vestisteis, enfermo y en la cárcel y no me visitasteis”. Entonces también éstos con­testarán: “Señor, ¿cuándo te vimos con hambre o con sed, o forastero o desnudo, o enfermo o en la cárcel y no te asistimos?” Y él replicará: “Os aseguro que cada vez que no lo hicisteis con uno de éstos, los humildes, tampoco lo hicisteis conmigo”. Y éstos irán al castigo eterno y los jus­tos a la vida eterna”.

Este pasaje del Evangelio de hoy es uno de los textos más luminosos y claros del mensaje de Jesús de Nazaret, que si todos los practicáramos de verdad el mundo sería mucho más feliz.

Quién fue Jesús en este mundo.-Jesús fue un hombre pobre, laico, humilde, sencillo, acogedor, honrado, justo, auténtico, sabio con la sabiduría de la vida, observador, lleno de bondad, rehabilitador de la dignidad de las personas, maestro de vida y comprometido con la verdad, la justicia y la fraternidad, dentro del pueblo oprimido de Galilea para hacer más llevadera y digna la vida de la gente, dándole amor, salud, comida, acogida, comprensión, dignidad, cercanía, esperanza, vida. Era un hombre del pueblo, pertenecía al pueblo, vivía en y con el pueblo; quiso ser uno más entre los oprimidos del mundo por eso se identificó con los hambrientos, sedientos, desnudos, enfermos, emigrantes y encarcelados.

Quién es Jesús hoy.-Jesús hoy es uno más de los 815 millones de personas que pasan hambre cada día en el mundo, en los 702 millones de personas que viven en extrema pobreza, en los 844 millones que no tienen ni siquiera un servicio básico de agua potable, los 121 millones de niños sin escuela, los 793 millones de analfabetos, los 27 millones de esclavos de los cuales 9 millones son niños, en los 8493 niños que mueren de hambre cada día, en los 23 millones de niños africanos que asisten con hambre a clase. Jesús es hoy cada uno de los 10.5 millones de encarcelados que hay en el mundo, o uno de los más de 65,5 millones de emigrantes y desplazados forzosos que hay actualmente en el mundo.

Jesús es hoy cada una de las 150 millones de niñas que sufren violencia sexual en el mundo, y es una de más de las 125 millones de niñas mayores de 10 años que han sufrido en África la mutilación genital femeninaLas mujeres y las niñas son las mayores víctimas del mundo actual.

Campo de Refu. en Yida (Sudán del Sur) Campo de Refu. en Kakuma (Kenia)

Ampo de Refu. en Dadaab (Kenia) Campo de Refu. en Dollo Ado (Etiopía)

Alternativa política y religiosa de Jesús.-Jesús fue un hombre profundamente religioso, porque estaba en relación permanente con el Padre pero no perteneció a ninguna religión de ritos y liturgias porque su mensaje es universal, su destino es toda la humanidad. Para El todo ser humano es un hermano al que hay que salvar, liberar, hacer vivir dignamente y llevar a la plenitud.

Jesús plantea una política totalmente alternativa a la del Imperio Romano, y una religiosidad totalmente alternativa a la del templo de Jerusalén, porque el poder político del imperio del Emperador Romano, y el poder religioso de los sumos sacerdotes del Templo de Jerusalén producen esclavos, oprimidos, explotados, súbditos, amenazados, pobres, enfermos, sedientos, desnudos, encarcelados, forasteros. Con estas gentes se identifica Jesús en el Evangelio de hoy. Quien está con ellos está con Dios, quien no está con ellos no está con Dios.

Si a Dios no lo encontramos en los pobres, hambrientos, sedientos, enfermos, desnudos, emigrantes, encarcelados, no lo encontraremos en ningún sitio: en ellos es donde más nos necesita. Ellos van a ser la última pregunta que nos hará Jesucristo, y nuestra respuesta la última que le daremos:

¿Cómo es posible esto en un mundo donde hay de sobra para todos?

El mensaje de Jesús es el mensaje del Reino de Dios que tiene por destino a todo hombre, a toda la humanidad. Está más allá de toda etnia, cultura, ideología o religión. Abarca a la humanidad y a la creación de todos los tiempos para que todo camine hacia la plenitud en este mundo y para la Vida sin fin. El destino de todos y de todo es la vida, porque la vida empieza pero no termina nunca, tan solo cambia. La vida es para siempre (Pitágoras).

El mensaje de Jesús es un mensaje de libertad, de insumisión a todo poder de este mundo que sea origen de injusticia, desigualdad, opresión, subordinación, esclavización, explotación. Su mensaje tiene como destino ser patrimonio de la humanidad, que rebasa por completo los límites y fronteras de toda religión y por tanto también de la Iglesia Católica y demás religiones aunque se llamen cristianas, porque todos los seres humanos somos iguales y todos a la vez hijos e hijas de Dios. Y no solo los seres humanos, sino también toda la creación porque toda ella es creación de Dios.

El proceso de Jesús.-Todo ello llevó a Jesús a enfrentarse con el poder político de Roma y religioso de Jerusalén, porque uno y otro eran opresores del pueblo. De ahí que ambos se pusieron de acuerdo para acabar con El: primero acosarlo y acusarlo hasta obligarlo a andar escondido, y después a sobornar uno de los suyos para que les dijera dónde estaba, prenderlo, someterlo a un juicio completamente injusto, aplicarle los castigos más crueles y torturantes de entonces y condenarlo a la muerte más cruel y degradante de aquel tiempo. Su muerte fue un asesinato.

Sacando algunas conclusiones podemos decir:

a) Religión y política alternativas.-Hoy, tanto a nivel nacional como internacional, si queremos ser coherentes con el mensaje liberador de Jesús tenemos que apostar con urgencia por una política, una religiosidad y una sociedad alternativas, porque estamos en un mundo donde reinan el poder, el dinero, el imperio de los grandes, la injusticia, la corrupción, el soborno, los ejércitos, las desigualdades, los privilegios, las jerarquías, las leyes punitivas para los pobres y permisivas para los ricos, las amnistías para los de arriba y las cárceles para los de abajo, las cargas para los de abajo y los cargos para los de arriba. Un mundo así es diametralmente opuesto al Reino de Dios que practicó y enseñó Jesús.

b)Lo importante es el hombre.-Este relato del juicio universal que es el momento culminante de enjuiciar la vida de cada uno de nosotros y de toda la humanidad, no tiene nada que ver con la religión que hemos practicado, los ritos que hemos celebrado, los templos o catedrales que hemos construido, los santuarios que hemos visitado, porque para Jesús el centro de la religión no estaba en lo sagrado, en el Templo, en las Leyes, en los sacerdotes, en los dogmas, en los cultos, en los sacrificios. Por todo eso nadie nos va a preguntar. Para Jesús el centro de la religión está en todo ser humano, en toda la humanidad, en toda la creación. Tiene toda la importancia una sola cosa: cuál ha sido nuestro comportamiento con los demás seres humanos y con la creación.

c) ¿Dónde está Dios?-Los que hicieron el bien a los oprimidos del mundo, sin ni siquiera saber que en ellos estaba Jesús presente, poniendo pan en la boca del hambriento, agua en la lengua del sediento, ropa en el cuerpo del que tiene frío, cuidado en el que está enfermo, acogida en el inmigrante y compañía en el encarcelado, tendrán plenitud definitiva, porque donde hay un ser humano haciendo el bien a otro ser humano, aunque no sepa nada de Dios, ahí está Dios.

d) Creyentes ateos y ateos creyentes.-Por eso podemos ser creyentes ateos porque nuestra fe se queda solo en ritos, liturgias, misas, sacramentos…, pero sin compromiso con los oprimidos del mundo. Y podemos ser ateos creyentes porque sin participar en prácticas religiosas, estamos comprometidos de verdad con los empobrecidos y necesitados del mundo. Si la Eucaristía, la más importante de todas para los cristianos, no nos lleva directamente al compromiso con los oprimidos no es Eucaristía, la cual nos tiene que llevar a encontrarnos simultáneamente con Jesús y con los pobres.

e) Opciones fundamentales.-Optar por una política alternativa a la que actualmente se practica en el mundo que es la del neoliberalismo, supone optar por los oprimidos y en contra de los opresores para que aquellos dejen de estar oprimidos y estos de ser opresores. Supone comprometerse con Jesucristo a luchar por todo lo radicalmente opuesto al neoliberalismo como:

  • la justicia: “dichosos lo que tienen hambre y sed de justicia”.
  • la igualdad: “a nadie llaméis señor sobre la tierra, porque todos vosotros sois hermanos.
  • la fraternidad: “uno solo es vuestro Padre, el del Cielo y todos vosotros sois hermanos”
  • el amor de unos a otros: “un mandamiento nuevo os doy, que os améis unos a otros”.
  • la verdad: “Yo para esto he venido, para ser testigo de la verdad”
  • la vida en abundancia para todos: “yo he venido para que todos tengan vida y vida en abundancia”.
  • el poder como servicio: “el quiera ser el mayor ha de ser el servidor de todos”.
  • la paz verdadera: “dichosos los que trabajan por la paz”.

Nuestra misión es luchar por estos grandes valores del mensaje de Jesús y cumplir así, como El lo hizo, los fervientes anhelos de los pobres del pueblo hebreo, que esperaban esto del futuro Mesías Libertador: porque El hará justicia a los humildes del pueblo, salvará a los hijos de los pobres. Porque El librará al pobre suplicante, al desdichado y al que nadie ampara, se apiadará del débil y del pobre, la vida de los pobres salvará. De la opresión, de la violencia rescatará su vida. Su sangre será preciosa ante sus ojos” (Salmo 72).

Así esperan hoy por nosotros, suplicantes, los pobres y desamparados del mundo actual. Ayudémosles a sentir un poco de esperanza apoyando los proyectos para 2018. Muchas gracias a los que ya lo estáis haciendo.

Un cordial abrazo a tod@s.-Faustino

Socio-político-religioso