Contra Venezuela, contra la salud humana, contra la unidad latinoamericana Andrés Marí para VIVIENDO fundaciovivint, Cubainformación de Euskadi y El Periódico de Catalunya

 

Contra Venezuela,

contra la salud humana, contra la unidad latinoamericana
Andrés Marí para VIVIENDO fundaciovivint, Cubainformación de Euskadi y El Periódico de
Catalunya
Hasta en la última manifestación opositora en Venezuela vimos rostros alegres y sanos. A partir de
que Maduro dijo que en Venezuela no había ninguna emergencia humanitaria, los Medios la
buscaron como pueden encontrarla en cualquier país latinoamericano. Entonces Maduro dijo que le
quitaran el bloqueo y les descongelaran las cuentas para poder comprar lo necesario para todos los
venezolanos y no solo para quienes pudieran pagarlo. Pero como hay mucha prisa en derrocarlo, en
la frontera con Colombia espera el primer convoy de ‘ayuda humanitaria’ procedente de los EEUU.
¿Ayuda humanitaria o el principio de la intervención militar en Venezuela?
Sabemos que son muchas las crisis humanitarias en el mundo. Y en casi todas, sobre todo en
América Latina, participa Cuba con su personal médico en coordinación con la Organización
Panamericana de la Salud, un organismo nada ‘castrista’. Y en la mayoría de esos países, sobre todo
en zonas donde sus habitantes nunca habían visto a un médico, el Chavismo colabora activamente
con Cuba. Sabemos que todo esfuerzo humano es imperfecto, pero también sabemos pensar, creer y
defender que la vida en nuestro injusto planeta no le pertenece, como en una exclusiva para las
revistas del corazón, solo a los EEUU y sus lacayos.
En 67 países está la colaboración médica cubana, siendo determinante -reconocido por el propio
gobierno norteamericano-, el aporte de Cuba contra la epidemia de cólera en Haití o en la del évola
en África. Pero es en Latinoamérica, con la unidad cubano-venezolana en la sanidad pública, donde
el destaque es superlativo. Tal éxito es insoportable al negocio de la salud humana. Por ello EEUU,
contra toda lógica humanitaria, empezó a captar a esos médicos. Pero al no lograr destruir esos
programas y temeroso de la unidad latinoamericana en beneficio de los más desfavorecidos en el
continente, es que los EEUU, seguido por la UE y otros países, eligen inyectar la gota de agua más
sucia contra el Chavismo y expandir el silencio.