Carta pública a Jorge Mario Bergoglio, actual papa de la Iglesia Católica con el nombre de Francisco.

Carta pública a Jorge Mario Bergoglio,

actual papa de l’Església Catòlica amb el nom de Francesc.

És molt difícil que aquest escrit arribi a les teves mans, però el vull redactar com a coetani; tu vas néixer dos anys abans i ambdós fórem ordenats preveres els anys seixanta. Jo vaig exercir de sacerdot deu anys, després, ja casat, trenta anys de mestre d’escola i finalment, jubilat, em dedic des de fa quinze anys a l’estudi de la Bíblia.

Vivim moments molt importants i urgents per al món; tu ho saps molt millor que jo. Però ara, aquests dies, la situació de Veneçuela esdevé crítica i decisiva a nivell llatinoamericà i mundial. Sembla que allí es vol fer esclatar una guerra, empesa sobretot per motius econòmics de les grans potències. El governant Maduro ha demanat la teva intervenció com a papa. Segons he llegit, per acceptar-ho tu esperes que la part opositora també ho demani.

Jo m’atreveixo a demanar-te que,sense esperar més, prenguis part activa en aquest greu conflicte, no com a governant potent del món que ets com a papa, sinó com a senzill seguidor de Jesús de Natzaret, tot recordant paraules del Nou Testament (“Pau, presoner per causa de Jesucrist… a Filèmon, el nostre estimat col·laborador…Sento parlar de l’amor i de la fe que tens per Jesús, el Senyor, i a favor de tot el poble sant. Demano que la generositat de la teva fe sigui prou eficaç perquè donis a conèixer tot el bé que podem fer pel Crist…Et faig una súplica a favor d’Onèsim… No desitjaria que fessis aquest favor per força, sinó de bon grat. Qui sap si Onèsim es va separar un moment de tu perquè ara el recobris per sempre! I no ja com un esclau, sinó molt més que un esclau: com un germà estimat…Segur que faràs encara més del que et demano”),

Em permet recomanar-te que demanis estada per a uns dies —o el temps que faci falta— com a ciutadà vaticà o argentí (que segurament també ets) a la “Casa Campesina” de la Cooperativa 8 de Mayo, al caserío de Palo Verde a Monte Carmelo, a Sanare, Veneçuela. Allí llegiràs un gran mural que diu: “PAZ. Si doy de comer a los pobres me dicen santo. Si pregunto porque no tienen para comer me dicen comunista. Helder Cámara”. Dedica`t només a pregar i a parlar amb alguna gent d’aquella contrada, que abans de la revolució bolivariana ja havia començat un canvi de vida i millora per a la societat. No ho facis com a “summus pontifex”; fes-ho com a cristià i ciutadà del món. I recorda com Ghandi, simplement amb llargues estades i dejunis a llocs molt conflictius i en guerra, contribuí més que ningú altre a resoldre el greu conflicte de l’Índia colonitzada.

Rep la meva salutació sincera.

Illa de Mallorca, 7 de febrer de 2019.

Guillem Ramis i Moneny.

Carta pública a Jorge Mario Bergoglio,

actual papa de la Iglesia Católica con el nombre de Francisco.

Es muy difícil que este escrito llegue a tus manos, pero lo quiero redactar como coetáneo; tú naciste dos años antes y ambos fuimos ordenados sacerdotes en los años sesenta. Yo ejercí de sacerdote diez años, después, ya casado, treinta años de maestro de escuela y finalmente, jubilado, me dedico desde hace quince años al estudio de la Biblia.

Vivimos momentos muy importantes y urgentes para el mundo; tú lo sabes mejor que yo. Pero ahora, en estos días, la situación de Venezuela se convierte en crítica y decisiva a nivel latinoamericano y mundial. Parece que allí se quiere hacer estallar una guerra, empujada sobre todo por motivos económicos de las grandes potencias. El gobernante Maduro ha pedido tu intervención como papa. Según he leído, para acceder, tú esperas que la parte contraria también lo pida.

Yo me atrevo a suplicarte que, sin esperar más, tomes parte activa en este grave conflicto, no como gobernante potente del mundo que eres como papa, sino como sencillo seguidor de Jesús de Nazaret, recordando palabras del Nuevo Testamento: “Pablo, preso por causa de Cristo Jesús… a Filemón, nuestro querido colaborador … He tenido noticias del amor y de la fe que profesas al Señor Jesús y a todos los que pertenecen al pueblo santo. Pido que la generosidad de tu fe sea suficientemente eficaz para que des a conocer todo el bien que podemos hacer por Cristo… Te hago una súplica a favor de Onésimo… No desearía que hicieras ese favor por fuerza, sino de buen grado. Quién sabe si Onésimo se separó un momento de ti para que le recobres para siempre, y no ya como un esclavo, sino mucho más que un esclavo, como hermano querido… Seguro que harás aún más de lo que te pido”.

Me permito recomendarte que pidas estancia para unos días -o el tiempo que haga falta- como ciudadano vaticano o argentino (que seguramente también eres) a la “Casa Campesina” de la Cooperativa 8 de Mayo, en el caserío de Palo Verde en Monte Carmelo, en Sanare, Venezuela. Allí leerás un gran mural que dice: “PAZ. Si doy de comer a los pobres me dicen santo. Si pregunto por qué no tienes para comer me dicen comunista. Helder Cámara“. Dedícate sólo a orar y a hablar con alguna gente de aquella región, que antes de la revolución bolivariana ya había comenzado un cambio de vida y mejora para la sociedad. No lo hagas como “summus pontifex”; hazlo como cristiano y ciudadano del mundo. Y recuerda a Ghandi quien, simplemente con largas estancias y ayunos en lugares muy conflictivos y en guerra, contribuyó más que nadie a resolver el grave conflicto de la India colonizada.

Recibe mi saludo sincero.

Isla de Mallorca, 7 de febrero de 2019.

   Guillem Ramis y Moneny.