Todas las entradas de: juhejoster240636

UN DIOS SUBALTERNO Y ACTIVISTA DE LOS DERECHOS HUMANOS Juan José Tamayo Acosta

UN DIOS SUBALTERNO Y ACTIVISTA DE LOS DERECHOS HUMANOS

Juan José Tamayo Acosta

Director de la Cátedra de Teología y ciencias de las Religiones “Ignacio Ellacuría”, de la Universidad Carlos III de Madrid. Autor de Teologías del Sur. El giro descolonizador (Trotta, Madrid, 2017)

El prestigioso científico social Boaventura de Sousa Santos, creador del paradigma de las Epistemologías del Sur, muestra en sus publicaciones más recientes una especial sensibilidad, siempre en positivo y constructivamente, hacia el papel de las religiones y de las teologías políticas progresistas y pluralistas en los procesos de liberación de los pueblos y colectivos humanos sometidos al asedio del colonialismo, del patriarcado, del capitalismo mundial, de los fundamentalismos y del racismo epistemológico

Es ese un campo en el que ha hecho aportaciones relevantes, como demostró en el Foro Mundial de Teología y Liberación, celebrado en Porto Alegre (Brasil) de 21 a 25 de enero de 2005, donde inició un diálogo fecundo entre la teoría crítica de los derechos humanos y la teología en perspectiva liberadora, que llegó a su zenit con su obra Si Dios fuera activista de los derechos humanos1.

Boaventura constata que vivimos en un tiempo en que las escandalosas injusticias sociales y los sufrimientos humanos injustos no generan la debida indignación moral y la voluntad política para combatirlos y para construir una sociedad más justa e igualitaria. En estas circunstancias, no podemos desperdiciar ninguna de las experiencias sociales de carácter emancipatorio que puedan contribuir a dicha construcción.

Como participante activo en el Foro Social Mundial desde los inicios, observa que muchos activistas en la lucha por la justicia socio-económica, ecológica, étnica, sexual y decolonial apoyan su activismo y sus reivindicaciones en creencias religiosas o espiritualidades cristianas, judías, islámicas, hindúes, budistas, indígenas, etc. Es la emergencia de nuevas subjetividades que compaginan la militancia alterglobalizadora con referencias trascendentes o espirituales y, lejos de alejarlas de las luchas materiales e históricas por otro mundo posible, las comprometen con más radicalidad y profundidad.

Todas las religiones, reconoce, tienen un potencial para desarrollar teologías políticas liberadoras, que son capaces de integrarse en las luchas contra-hegemónicas por los derechos humanos y contra la globalización neoliberal, y que pueden ser una fuente de energía radical en dichas luchas.

Hace un análisis riguroso –tanto por su contenido y profundidad, como por su amplitud de conocimientos- de tales teologías políticas: cristiana, judía, musulmana, palestina, etc., teologías feministas, teologías interculturales e interreligiosas que fundamentan teóricamente la relación entre la experiencia religiosa y el compromiso contra-hegemónico, y remiten a prácticas emancipatorias. A su vez, identifica los principales desafíos que estas teologías plantean a los derechos humanos.

Estos discursos religiosos no se atienen a la concepción ilustrada de la religión, que sitúa a esta en la esfera privada, en el ámbito de la conciencia y la recluye en los lugares de culto, sino que defiende su presencia en la esfera pública, pero no por la vía de la alianza con el poder, sino ubicada en los espacios de marginación y exclusión, vinculada a los movimientos sociales, respetuosa, al tiempo que crítica, con el proceso de secularización, y sin pretensión alguna de confesionalizar la sociedad, la política, la cultura, etc.

En definitiva, lo que hace Boaventura es un ejercicio de traducción intercultural de las dos políticas normativas que pretenden operar globalmente: la de los derechos humanos y la de las teologías políticas liberadoras, buscando zonas de contacto de las que puedan surgir energías nuevas o renovadas para llevar a cabo una transformación social, política, económica y cultural radical.

Si Dios fuese un activista de los derechos humanos es ciertamente un condicional metafórico al que de Sousa Santos da una respuesta metafórica: “Si Dios fuera un activista de los derechos humanos, Él o Ella estarían definitivamente en busca de una concepción contra-hegemónica de los derechos humanos y de una práctica coherente con ella. Al hacerlo, más tarde o más temprano este Dios se confrontaría con el Dios invocado por los opresores y no encontraría ninguna afinidad con Este o Esta. En otras palabras, Él o Ella llegarían a la conclusión de que el Dios de los subalternos no puede dejar de ser un Dios subalterno”.

Esta definición de Dios como “subalterno” está en plena concordancia con la imagen de Dios de la tradición judía, cristiana y musulmana como el Dios que opta por las personas y los colectivos empobrecidos, el Dios de la esperanza, de las y los pobres, el Dios al que el profeta judío Jeremías da el nombre de “Justicia”. En las tres religiones monoteístas, el conocimiento de Dios no se logra a través de una larga cadenas de argumentos racionales, sino por medio de la práctica de la justicia.

La definición de Dios como ser subalterno de Santos, que se solidariza con las personas subalternizadas (y “con los pueblos crucificados”, en expresión de Ignacio Ellacuría) choca frontalmente con el Dios de la teodicea, a quien se le aplican atributos varoniles en grado de excelencia: omnipoten-cia, omnipresen-cia, omniscien-cia, providen-cia, violen-cia.

Obsérvese que los cinco atributos terminan en –cia. ¿No será que el Dios de la teodicea, el Dios de los amigos de Job, el Dios “motor inmóvil” de Aristóteles, el Dios de Tomás de Aquino, está en connivencia con la organización estadounidense que controla la vida de todos los seres humanos del planeta y trabaja a su servicio? Un Dios con estos atributos solo puede llegar a acuerdos con los poderosos de la tierra, no con las personas subalternizadas.

La definición de Dios de Boaventura me parece muy certera, como también lo es la de José Saramago: “Dios es el gran silencio del universo, y el ser humano el grito que dan sentido a ese silencio”2. Esta imagen de Dios “el gran silencio del universo” invita a dejar de hablar de Dios y a escuchar el grito de las personas sufrientes de la historia. 3Una de las razones del ateísmo moderno es la locuacidad inane de no pocos creyentes en Dios. Como afirma Gottfried Bachtl, “en un mundo que encuentra un gran placer en la palabra sin fin y todo lo reduce a eso, Dios ha perecido en la locuacidad de sus testigos”3.

Las definiciones de Dios de Sousa Santos y de Saramago son de las que más me gustan y con las que me identifico. Para un teólogo dogmático resultarán insuficientes. Para un teólogo crítico y heterodoxo, son las que mejor sintonizan con el Dios del éxodo, de los profetas de Israel/Palestina, de Jesús de Nazaret, de la teología apofática del Pseudo-Dionisio y del Maestro Eckhardt, de las místicas y los místicos como la beguina Margarita Porete, quemada en la hoguera, la reformadora Teresa de Jesús, sospechosa de herejía, y Juan de la Cruz, cumbre de la poesía mística de todos los tiempos, que fue “sacado violentamente de su casita junto al monasterio de la encarnación…, conducido a Toledo [y] encarcelado [durante] nueve meses”4.

Liberar a Dios de Dios

Además de contribuir a la liberación de las personas y colectivos subalternos de las múltiples opresiones de que son objeto y de afirmar su identidad abierta a otras identidades, el objetivo final de estas teologías es “liberar al mismo Dios de las estructuras ideológicas de la opresión que el cristianismo ha construido históricamente en torno a la idea de sagrado, la interpretación de las Escrituras y la visión de cómo debe ser la Iglesia” (Althaus-Reid).

Siguiendo al místico medieval Meister Eckhardt, se trata de liberar a Dios de Dios, que la teóloga alemana feminista Dorothee Sölle traduce como “liberar a Dios del Dios del Patriarcado” “¿Por qué los seres humanos –se pregunta Dorothee- adoran a un Dios cuya cualidad más importante es el poder, cuyo interés es la sumisión, cuyo miedo es la igualdad de derechos. ¡Un ser a quien se dirige la palabra llamándole ‘Señor’, más aún, para quien el poder por sí solo no es suficiente, y los teólogos tienen que asignarle la omnipotencia! ¿Por qué vamos a adorar y amar a un Ser que no sobrepasa el nivel moral de la cultura actual determinada por varones, sino que además la desestabiliza? ¿Existe una defensa de Dios que no sea satánica, sino que procede de un amor mayor?”5

Yo re-traduzco la idea de liberar a Dios del Dios del fundamentalismo, del patriarcado, del mercado, del imperialismo, del antropocentrismo, del supremacismo, de la violencia religiosa, que mata en nombre de Dios y lo convierte en asesino, como afirma José Saramago en su novela Caín.

La reacción de Dios ante las imágenes deformadas suyas, muy presentes en el imaginario colectivo, que se traducen en actitudes excluyentes, xenófobas, homófobas, sexistas, clasistas, racistas, violentas, como reflejaban dos viñetas del humorista español El Roto, no puede ser otra que “darse de baja de todas las religiones” y “huir despavorido”.

 

1 Boaventura de Sousa Santos, Si Dios fuese un activista de los derechos humanos, Trotta, Madrid, 2014.

2 Tomo la definición de la entrevista de Juan Arias a Saramago en José Saramago. El amor posible, Planeta, Barcelona, 1998, 128.

33. Tomo la cita de H. Waldenfelds, Dios, futuro de la vida, Sígueme, Salamanca, 1976, 71. Subrayado mío.

4 San Juan de la Cruz, Obras completas, a cargo de Maximiliano Herráiz, Sígueme, Salamanca, 2002, 12.

5 Dorothhe Sölle, Reflexiones sobre Dios, Herder, Barcelona, 1996, 29 y 75.

“SALVEMOS LA HOSPITALIDAD, otra vez” “.Parroquia San Carlos Borromeo de Madrid

MANIFIESTO ANTE LAS CONDICIONES DE NEGOCIACIÓN DEL PARTIDO VOX PARA FACILITAR
UN GOBIERNO EN LA COMUNIDAD DE MADRID.
“SALVEMOS LA HOSPITALIDAD, otra vez”
“Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y
derechos y, dotados de razón y conciencia, tienen el deber de
comportarse fraternalmente los unos con los otros” (art. 1 Declaración
Universal de los Derechos Humanos).
Uno deber presente en todas las culturas, y en algunas, una seña de su identidad, es el de la
“hospitalidad”. Este deber ético, traducido incluso en forma de sanción cuando su omisión provoca
riesgos para la integridad física del otro, está gravemente amenazado en la Comunidad de Madrid si
prosperan las propuestas para un gobierno tripartito integrado por VOX, PP y Ciudadanos.
A la tendencia criminalizadora de la inmigración irregular (considerar a la persona que quiere sobrevivir
desplazándose por el planeta como un peligroso delincuente), se unen las exigencias de negociación del
partido VOX a quienes pretenden ser sus socios.
Estas condiciones mínimas exigidas por Vox se recogen en el punto 3 del capítulo denominado Tres
principios para un acuerdo: prosperidad, libertad, legalidad:
3. Cumplimiento de la legalidad.
– Colaborar, desde todos los organismos de la Comunidad de Madrid, incluidos los pertenecientes al
ámbito de la Sanidad, con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en la identificación de
todos los inmigrantes que se encuentren en la Comunidad de forma ilegal, con especial atención a
la identificación y repatriación de los MENAS.
– Dado que los recursos de los madrileños no son infinitos, requerir al país de origen el pago de la
factura sanitaria tanto de los inmigrantes ilegales como de los comunitarios o visitantes que se
hayan beneficiado de la sanidad pública madrileña, evitando el turismo sanitario.
– Promover, en el ámbito jurídico y administrativo correspondiente, la ilegalización de organizaciones
que cooperen con las mafias de tráfico de personas, o favorezcan la inmigración ilegal.
– Suprimir las ayudas a los inmigrantes ilegales y a aquellas asociaciones que promuevan la
inmigración ilegal.
Sobre lo primero que querríamos reflexionar es que estas medidas referentes a las personas migrantes
que son ciudadanas en la Comunidad de Madrid, se engloban bajo el epígrafe Cumpliendo la legalidad,
dando a entender que hasta ahora no se está cumpliendo la misma.
Queremos aclarar nuevamente que las personas migrantes, todas, mayores y menores no están fuera
de la ley, no son delincuentes, por mucho que el partido VOX intente trasladar a la ilegalidad a nuestras
vecinos y vecinas inmigrantes. Queremos decir una vez más que sus vidas, su día a día, no quedan fuera
de la legalidad.
El primero de los puntos aborda el tema de las identificaciones con perfil étnico. Esta práctica ha sido
denunciada por el Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas, en el Dictamen de 17 de agosto
de 2009 (Comunicación núm. 1493/2006). Aplicarla con especial atención a los migrantes menores de
1edad, niños y niñas nacidos en otros países, suma a todo lo anterior la vulneración del interés superior
que cualquier menor tiene frente a cualquier norma.
También por esta práctica, Naciones Unidas ha condenado a España en este mismo año por la
“deportación sumaria de un niño no acompañado de España a Marruecos” convirtiéndose en el primer
dictamen de la ONU sobre esta práctica que además certifica la ilegalidad de las llamadas “devoluciones
en caliente” tan polémicas en nuestro país y que esta propuesta de VOX impulsa.
Con relación al segundo punto, la exclusión sanitaria que promueve este acuerdo, queremos manifestar
que nunca se ha acreditado el incremento del gasto que supone la atención sanitaria a las personas
migrantes. Durante la aplicación del Real Decreto-Ley 16/2012, el Ministerio de Sanidad no fue capaz
de demostrar el supuesto ahorro producido por la exclusión sanitaria de las personas migrantes. Así
mismo, ninguna de las personas atendidas por la Seguridad Social notó una mejora en la asistencia
derivada del supuesto ahorro. .
Frente a esta falacia de derroche de dinero público, lo que sí está demostrado, es que la exclusión
sanitaria del decreto R.D.16/2012 causó un incremento del 15% de mortalidad entre los inmigrantes en
situación irregular. Lo afirma una investigación presentada en abril de 2018 por el Instituto de
Economía de Barcelona y la Universidad Pompeu Fabra titulada The deadly effects of losing health
insurance (Los efectos letales de perder la cobertura sanitaria). En términos absolutos, concluye esta
investigación, se corresponde con un incremento de 70 muertes anuales, y el porcentaje
aumenta con el tiempo: en el tercer año de estudio, el 2015, la mortalidad ascendió un 22,6%.
Los dos últimos puntos del documento de VOX vuelven a recoger la pretensión de la ilegalización de la
hospitalidad, las asociaciones, ONG, Congregaciones religiosas y personas a título individual que
venimos ejerciendo el deber de acogida y la solidaridad para con las personas inmigrantes en situación
de irregularidad administrativa. Recordamos la campaña SALVEMOS LA HOSPITALIDAD desarrollada en
el año 2013, cuando el gobierno del PP intentó criminalizar nuestra acción.
Recogemos los mismos argumentos de entonces, ya que -antes como ahora- la hospitalidad no se
puede perseguir ni criminalizar, y quien intente hacerlo está remando contra la Declaración de los
Derechos Humanos, está remando contra los principios básicos de cualquier sociedad que pretenda
reconocerse como democrática.
Aplicar un marco de duda sobre las personas que de manera solidaria ejercen el deber de la
hospitalidad, colocando su comportamiento altruista como forma proscrita de “promoción de la
inmigración”, conlleva poner en situación de ilicitud a miles de personas que acompañan, hospedan en
sus casas y apoyan a personas sin papeles.
Con el pretexto de proteger a los extranjeros sin papeles frente al abuso y las mafias, se incrementa
exponencialmente su vulnerabilidad y se les priva de toda suerte de apoyo social solidario. Estos
principios de negociación del partido VOX tienen una enorme trascendencia ético-política: intentando
criminalizar un principio-valor tan estructuralmente necesario en un Estado como es la solidaridad.
Su objetivo es intimidar a los ciudadanos españoles o extranjeros con papeles para que nieguen toda
forma de apoyo a las personas en situación irregular y se queden sin ningún tipo de ayuda, es decir, en
la calle, sin comida, ni vestido, ni dinero, para que mediante la presión de esta situación de precariedad
absoluta, retornen a su país. Se olvida que “toda persona tiene derecho a salir de cualquier país, incluso
2del propio” (art. 13 Declaración Universal del Derechos Humanos) y que “en caso de persecución toda
persona tiene derecho a buscar asilo y disfrutar de él, en cualquier país” (art. 14 DUDH).
Estamos ante un nuevo intento de criminalizar a defensores/as de los derechos humanos, igual que la
ilegalización de los barcos de salvamento en el Mediterráneo central, la causa abierta en Italia contra el
alcalde de Riace Domenico Lucano o la persecución policial contra Helena Maleno.
Por todo esto, invitamos a cuantos partidos pretendan gobernar a rechazar estos principios que no
hacen otra cosa que criminalizar a quienes ya forman parte de nuestra sociedad y a las asociaciones,
ONG, Congregaciones religiosas y ciudadanos que los acompañan.
Así mismo invitamos a todos aquellos partidos cuya ideología es respeta los derechos de todas la
personas que viven en la Comunidad de Madrid a buscar un acuerdo que nos proteja a todas de las
políticas xenófobas y racistas promovidas por VOX en su documento para la negociación de un gobierno
en la Comunidad de Madrid.
Contacto prensa.
Javier Baeza. 605085570
Roberto Borda. 650010300
Entidades firmantes:
Asociación Apoyo
Asociación de Senda de Cuidados
Asociación Garaldea
Asociación Karibu
Asociación Valiente Bangla
ATD Cuarto Mundo España
Colectivo Profesores Cristianos por la Escuela Publica
Conferencia de Religiosos de España
Coordinadora de Barrios
CP San Carlos Borromeo
Fundación La Merced Migraciones
Madres Contra la Represión
Madres Unidas contra la Droga
Mercedarios Provincia de Castilla
Observatorio de Derechos humanos Samba Martine
Parroquia Nuestra Señora de Belén de Fuenlabrada
Red interlavapies
Red Roja
Red Solidaria de Acogida
Territorio Doméstico
3

¡Salvar a los presos! ¡Salvar a los Rosenberg! Andrés Marí

 

¡Salvar a los presos! ¡Salvar a los Rosenberg!
Andrés Marí
¡Salvar a los presos independentistas catalanes porque con sus luchas pueden
despertarse todos nuestros fantasmas! ¡Salvar a los Rosenberg porque se
acerca una ola de fascismo y no basta con saber que nos llegará a todos!
Somos inocentes desde el instante en que crecemos con los descubrimientos
de la ley que nos sojuzga. Defenderse de ella es un acto de paz y todas las
personas y todos los pueblos han de ejercerlo frente a las mil formas que tiene
la ley para culpabilizarnos. Y mucho más se ejerce si la única opción al
conocimiento de que somos distintos es no creerlo y obedecer a la ley que lo
obliga. Igual se ejerce si los Bancos, rescatados con dinero público, desahucian
a nuestros vecinos y todos cargamos con sus angustias. Y también se ejerce al
sentir que la ley nos pide calma y echa sobre nuestras conciencias a los
muertos del Mediterráneo porque ya morían por el hambre, las enfermedades
curables y las guerras que los consorcios del crimen transnacional les
producían con sus expolios.
Es que el mundo ha cambiado, piensan algunos, porque todos podemos mentir
y así todo es negociable. No lo creo, como tampoco creo que el pensamiento
esté en extinción porque estemos atrapados en la relatividad de los valores
humanos. Ni la soberbia de los imperios ni el miedo de las personas nos llevará
a arrodillarnos por ser como somos en armonía con la vida de todos, y aunque
nos persiga un sentimiento general de fracaso colectivo por una economía
capitalista con su política neoliberal, es todo el Sistema, con su democracia en
subasta privada y su libertad de mercadillo popular, el que nos somete a la
oprobiosa ley y nos empuja a creer que no es posible superar las tribulaciones
porque nadie cree en el poder de cumplir con la paz de cuidarnos todos.
Pueden juzgarnos, pero no impedir que volvamos a hacer lo mismo. Y aunque
ello no baste para acabar con un modelo de vida que nos enfrenta como
bestias de rapiña, con nuestras pequeñas luchas le iremos dando el jaque mate
definitivo.

La generación del SÍ a los Grandes Medios Andrés Marí

 

La generación del SÍ a los Grandes Medios
Andrés Marí
Así de claro: ‘te entro a tiros o a cañonazos y todo resuelto, lo dicen los Medios’. Por
ello la prensa atrae con su titular: ‘un empleado descontento mató a 12 personas en
Virginia Beach, EEUU’. Con la noticia nos dan a todos la misma posibilidad de matar
o que nos maten para hallar una solución. Aunque después se hable algo de que fue
un ingeniero que iba a ser despedido, la rotunda creencia de las 3 o 4 Agencias de
Prensa norteamericanas que dominan ‘la esencia del mundo’ ya se impuso. Así EEUU
impone que las masacres cotidianas son la única forma de vivir. ¿Es que estar
‘descontento’ es el mayor tesoro de la vida? Ahora la oscuridad es absoluta.
A ver, por Dios, ¿qué es esto? Esto sí es muy claro, porque esto es el sistema que
somos nosotros al no saber consensuar un pensamiento global que nos dignifique a
todos y que las personas, los Estados y los pueblos se ayuden mutuamente con sus
originales creencias sobre la vida y cómo titularlas. Este es el más grande desafío que
enfrentamos cada día. Todos vivimos en el mismo planeta que sufrimos y a todos nos
convoca el sufrimiento. Si nos sometemos a un sistema unilateral quedaremos
atomizados en inútiles escaramuzas que nos fertilizan la indiferencia hacia los demás
y la impotencia para buscar soluciones globales.
Por ello EEUU aplica nuevas sanciones a Cuba y le impone a los ciudadanos, a los
Estados y a los pueblos la respuesta: el SÍ naturalmente. Así EEUU les facilitará sus
intentos de vivir matándose en sus encuentros, paseos, meriendas y con cualquiera
otra cosa que se les ocurra porque todo es Política y si no participamos de ella, ya no
es solo que “otros la hacen por nosotros” como comúnmente se repite, sino que si no
decimos ni hacemos nada en ella es que le hemos dicho SÍ a la soledad, a la muerte y
a los Medios. En fin, amigos míos, si creemos bueno pertenecer a la generación del
SÍ a tiros o a cañonazos que nos dan los Medios, en cualquier momento estaremos en
la próxima masacre y el NO ya será muy tarde.